Categorías
Diario de Aprendizaje

Zidane y las presentaciones orales

Veo a Zidane por la tele y me acuerdo de nuestra profesora de Metodología II, Carmen López. Es una asociación extraña de ideas, lo sé, pero que aclaré a continuación.

Estos días hemos estado discutiendo en clase bastante sobre la interacción y la producción oral, sobre cómo integrarlas en clase y, además, sobre cómo realizar producciones orales eficazes, porque esta semana los alumnos tenemos que realizar una presentación oral para la evaluación.

Una de las ideas que destacó la profesora Carmen López es que en estas presentaciones es importante cerrar bien y que la idea principal de la presentación se presente (o repita) al final, ya que la audiencia las recuerda mejor. En el momento que explicaba esto, yo no le di mayor importancia (creo que ni siquiera lo anoté en mis apuntes), sin embargo, esa noche, al ver a Zidane en las noticias lo recordé. Yo no soy muy futbolera, la verdad, pero sé que Zidane fue un buen jugador de fútbol. Sin embargo, muchos lo recordamos por el cabezazo a Materazzi en el Mundial de fútbol de 2006. Último partido, (prácticamente) último minuto. Es un poco triste, ¿no? Toda una carrera empañada por un cabezazo.

Eso me hizo recordar lo dicho por Carmen López y cómo un final de esos de «ya está» puede estropearte una presentación en la que las ideas han ido discurriendo lógicamente. La audiencia, para que estamos realizando esa producción oral, puede tener la sensación de «Â¿y así se acaba esto?». O quizás el planteamiento es erróneo, es al revés:  una presentación en la que las ideas discurren lógicamente no puede acabar con un «ya está» (digo «ya está» exagerando un poco, soy consciente de que nadie acaba así).

¿Y nuestras clases? ¿Cómo las acabamos? Creo que es importante que los alumnos también tengan la sensación de «hoy he aprendido esto» y eso normalmente se logra si la sesión está bien planificada y acaba de una forma «redonda». Creo que es importante acabar las clases haciendo que nuestros alumnos sean conscientes qué se ha trabajado durante ese día, para que puedan desarrollar sus estrategias de aprendizaje autónomo. Probablemente, este es uno de los muchos errores que cometía en mis sesiones como auxiliar de conversación: como no temporalizaba correctamente, en muchas ocasiones acababa corriendo y sin cuidar las formas, cosa que descolocaba bastante a mis alumnos.

Categorías
Diario de Aprendizaje

¿Por qué quiero ser profesora de español y qué espero aprender en el Máster?

La traducción me apasiona. Muchas veces me siento como una detective investigando y analizando las pruebas e indicios que me llevan a elegir una estructura comunicativa en lugar de otra. Sin embargo, también tengo la sensación de que se trata de un trabajo muy solitario. Es cierto que no tengo una experiencia laboral muy extensa, pero hablo con otros compañeros y muchos te hacen la misma descripción de su rutina: se pasan 8 horas en casa delante de un ordenador. Y esa perspectiva de rutina diaria me resulta anodina.

Me considero una persona muy comunicativa y creo que el trabajo de profesor de lenguas me permitirá tener más contacto humano. Además, es un trabajo en el que sueles estar rodeado de gente de otras culturas, cosa que saciará mi apetito por conocer otros países y modos de ver el mundo. Y no solo eso, sino que incluso podré transmitir la mía propia y explicar cómo formulamos un concepto en español, cosa que me resulta apasionante. Finalmente, dedicarme a la enseñanza no excluye seguir haciendo traducciones.

Mi enriquecedora experiencia en Alemania como auxiliar de conversación me hizo acabar de tomar la decisión de lanzarme a este campo, porque no solo tomé contacto con alumnos adolescentes y pude empezar a ver las dificultades de la enseñanza de español a extranjeros, sino que además despertó en mí preguntas teóricas y metodológicas a las que me gustaría dar respuesta. Por ejemplo, cuando una misma actividad me funcionaba perfectamente con un grupo (y además veía cómo la disfrutaban) y con otro grupo no conseguía sacar la clase adelante, me preguntaba: ¿por qué ocurre esto?

Es este tipo de reflexión teórica y metodológica a la que espero encontrar respuestas en el Máster. Mejor dicho, no espero respuestas absolutas ni verdaderas, sino las herramientas para poder encontrar respuestas por mí misma cuando a lo largo de mi vida laboral vayan surgiendo más preguntas y dudas. Pero además espero que esta reflexión teórica esté acompañada por una mejora de mis futuras clases de ELE y que me invite a tener una formación continua para no dar nunca mi proceso formativo como finalizado.