Por la boca muere el pez 2

El otro día, en clase de Adquisición de segundas lenguas con la profesora Elisa Rosado, cometí un error. Además, fue una de esas situaciones en las que justo después de oírte, cuando ves la expresión de horror en la cara del profesor, pensé “he metido la pata hasta el fondo”. Mi desafortunada aportación fue la siguiente: “porque alguien [referido a un aprendiente] que habla fatal…”. Lo reconozco, ahora que lo leo me duele en los ojos y en el alma haberlo dicho. Pero lo dije y ya no hay vuelta atrás.En realidad, a lo que me refería era a una persona que tiene un nivel muy básico de una lengua (en este caso del español), pero eso no justifica que eligiese las palabras incorrectas.

Elisa Rosado me entendió perfectamente y, con mucha sorna, hizo hincapié que no podemos decir eso jamás. Ningún aprendiente de  segunda lengua habla “mal”, sino que su interlengua aún no se ha desarrollado y, por tanto, aún no se asemeja a la gramática interna que tiene un nativo de la lengua que está aprendiendo.

Me gustó mucho esta reformulación de mi desafortunada intervención porque lleva implícita la idea de mejora, de aprendizaje, de ir subiendo poco a poco y creciendo. Creo que esa sensación de desarrollo y de crecimiento es la que deberíamos transmitir a los alumnos, que sean capaces de ver de dónde vienen, lo que han aprendido y la meta a la que quieren llegar, porque resulta motivador ser consciente del proceso de aprendizaje y adquisición.

Y esa idea de ir creciendo también me gustaría llevarla a mi futura práctica docente.

2 thoughts on “Por la boca muere el pez

  1. Reply Cristina Mar 10,2011 20:54

    Ay, Laura, no te preocupes que eso nos ha pasado a todos :-) El hecho de que te dieras cuenta ya denota tu nivel de profesionalidad y de respeto y amor por tu profesión. Me gusta mucho la filosofía docente que transmite tu reflexión, ánimo y enhorabuena por esas ganas de seguir aprendiendo, algo que siempre es admirable.

  2. Reply Laura Acosta Mar 10,2011 21:01

    Muchas gracias por tu comentario, Cristina.
    Sí, muchas veces nos olvidamos (o nos acomodamos, aún no lo tengo claro) y nos olvidamos de que nunca deberíamos dejar de aprender. De hecho, este es el uso que le quiero dar a este blog: seguir aprendiendo y reflexionando, ayudada, por supuesto, por comentarios como el tuyo.
    Un saludo,
    Laura

Leave a Reply